Los niños también tenían su tendencia propia en los 60s. Los pantalones cortados se abrieron espacio y era la moda preferida por los padres para vestir de una manera formal a sus hijos.