Para la segunda década de los 2000, los trajes elegantes se volvieron más ajustados al cuerpo de los caballeros. Además los accesorios como relojes y pañuelos se volvieron más visibles en el estilo de lo que va de la época.