Durante el inicio de los 2000, el HIP HOP dejaba las calles y entraba en la moda de los principales bailarines del mundo. Ropa cómoda y ancha acompañaban las coreografías de esta nueva ola de talento.